Scroll to top

DÍA MUNDIAL DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

El 13 de noviembre celebramos el Día Mundial de la Dieta Mediterránea. Todos la conocemos pero, ¿sabes la relevancia que tiene?

La Dieta Mediterránea es un modelo de alimentación y de estilo de vida, un patrón tradicional de nuestra tierra que se relaciona con un mejor control de nuestro peso, con ventajas para nuestra salud y con un mayor disfrute de recetas tradicionales muy asentadas en nuestra cultura. En definitiva, se trata de una mentalidad, de una manera de enfrentarse a cómo alimentarnos y cómo tener un estilo de vida saludable, optimizando los recursos naturales que tenemos al alcance de nuestra mano.

Ya te hemos contado en más de una ocasión cuáles son los alimentos clave en esta Dieta Mediterránea. Hoy vamos a darte ejemplos prácticos para que veas la facilidad de cómo combinarlos de manera adecuada, pero si podemos resumirlo en una frase: La riqueza está en la variedad.

Así, te proponemos un ejemplo de menú diario acorde a la Dieta Mediterránea con productos sencillos, económicos y sabrosos:

Para empezar bien el día, puedes desayunar tostadas (te proponemos el pan integral) con tomate natural acompañado de Aceite de Oliva Virgen Extra (componente con multitud de beneficios)

A media mañana, puedes tomar como snack una ración de frutos secos, de paso te recordamos que eso de que engordan mucho es un mito además de todas las propiedades que tienen. También puedes prepararte el clásico aperitivo de unas aceitunas junto a una cerveza (sin alcohol si estás en jornada laboral) y disfrutarlo en compañía, otro de los valores que desprende la Dieta Mediterránea.

¡Hora del almuerzo! Te recomendamos que las verduras sean las verdaderas protagonistas y no solo las tengas presentes como simple guarnición o complemento, su variedad y riqueza te sorprenderá. Puedes combinarlas junto a proteínas animales como pollo o salmón. Si te apetece un plato más de cuchara, unas legumbres son perfectas ahora que viene el frío.

Como merienda, puedes optar por lácteos como un yogur, y combinarlo con avena, semillas de chía y chocolate negro.

Por último, para la cena también te recomendamos darle una vuelta a la típica ensalada, ten en cuenta otros elementos como base que no sea la lechuga, como la quinoa e incorporar verduras de temporada como la calabaza.

No puedes olvidar:

  • Ten siempre como base de tus comidas la fruta y verdura.
  • La Dieta Mediterránea insiste en la importancia de hidratarse correctamente y, aunque el agua es la principal fuente, nos da muchas alternativas para poder hidratarnos como las bebidas fermentadas. El consumo moderado de bebidas como la cerveza o el vino, además de formar parte de nuestra cultura, son una opción que puede reportarnos ciertos efectos positivos en nuestra salud siempre que se consuma en moderación[i], con alimentos y en compañía.
  • Acude a las recetas más tradicionales, siempre tienes la opción de innovar en algo sin perder sus beneficios.
  • Comparte esta cultura junto a tus amigos y familiares.

Recuerda: la Dieta Mediterránea va mucho más allá de los alimentos, se trata de una cultura y de un estilo de vida, que implica realizar ejercicio activo y socializar, tomando algo con amigos o familiares, compañeros de trabajo…. Porque ahora, más que nunca, tenemos también que velar por nuestro bienestar emocional.

 

Fuente: Guía Dieta Mediterránea, de la teoría a la práctica

 

 

[i] Se entiende por consumo moderado de cerveza entre 400-600 ml/día en varones y entre 200-300 ml/día en mujeres

Comparte este artículo